Pautas para el autocontrol de las emociones en el entorno organizacional

Publicado el 13 de febrero del 2017

Compartir
¡Comenta!
Siempre que proyectamos la ira a otro ser humano, se produce la caída de nuestra propia imagen, y esto nunca es conveniente en el mundo de las interrelaciones.

La capacidad de controlar o gestionar nuestros impulsos y estados de ánimo es aprender a introducir una pausa para pensar la respuesta oportuna y evitar las reacciones impulsivas que puedan resultar dañinas para nosotros mismos o para los demás.

Aquí algunas recomendaciones a tomar en cuenta:
  1. Mantén la calma pese a tu enfado y/o al de la otra persona.
  2. Procura pensar qué hay detrás de tu ira.
  3. Escucha atentamente a la otra persona; no olvides que todo el mundo tiene derecho a tener su propia opinión.
  4. Intenta mostrarte seguro de ti mismo, en lugar de sarcástico o agresivo.
  5. Utiliza palabras lógicas y tranquilas.
  6. Habla más despacio: piensa cuidadosamente lo que quieres decir.
  7. Expresa con claridad lo que quieres y cómo puedes conseguirlo. Intenta utilizar frases como “estoy enfadado contigo porque...”
  8. Ten paciencia y formula preguntas para llegar al Problema.
Para conocer más sobre Maryam Valera
Visto 2490 veces.