Artículo: Liderazgo resiliente ante una nueva realidad

Publicado el 4 de febrero del 2022

Compartir
¡Comenta!
Artículo: Liderazgo resiliente ante una nueva realidad

Liderar consiste en encabezar y dirigir un grupo de personas. Resiliencia, por otro lado, es la capacidad para adaptarse positivamente a las situaciones adversas. Según el experto Francisco Javier González Galán, en tiempos de cambios abruptos e incertidumbre como los actuales, resulta ideal poder combinar estos dos conceptos de forma sinérgica para dirigir nuestros equipos. Esto es a lo que se denomina liderazgo resiliente.

El liderazgo resiliente permite tomar consciencia del momento presente y darse cuenta que esta situación cambiante, para cualquier persona, puede ser motivo para venirse abajo. En este sentido, los líderes resilientes se caracterizan por saber cómo tratar de forma empática al equipo. De igual forma, comprenden una serie de leyes indispensables para la actividad diaria que les permiten poder superar los obstáculos en el camino. También, deben desarrollar un conjunto de herramientas tangibles y sencillas a las cuales recurrir en los momentos que se presenten situaciones difíciles de gestionar. Como líderes, debemos aportar valor, especializarnos y cuidar las relaciones con nuestra gente.

El liderazgo, sin dudas, empieza con el autoliderazgo: nuestros colaboradores no nos pueden seguir hasta que no seamos modelos de referencia. Y, una vez que nos sigan, hay que cuidar a estas personas que creen en nosotros. Una de las formas en que cuidamos a las personas es aprendiendo gestionar el estrés y la tensión. Para poder gestionar bien la resiliencia es fundamental que no seamos reactivos ni trabajemos estresados.

Otra forma para cuidar las relaciones con nuestros colaboradores es cuidar la intención que tienen nuestras palabras a la hora de interactuar con ellos. Es importante que cambiemos el lenguaje que utilizamos, pues eso hará que nuestro entorno cambie. Recuerde lo siguiente: los pensamientos se convierten en palabras, las palabras en acciones, las acciones en hábitos, los hábitos en carácter y el carácter en nuestro destino. Nuestros pensamientos y palabras tienen un enorme poder sobre los resultados.

Por otro lado, si queremos gestionar el cambio y poder gestionar la resiliencia en nuestras organizaciones, es importante que nos entrenemos para ello. Una forma de hacerlo es introduciendo nuevos temas en las reuniones de empresa. Tal como el líder de pensamiento de negocios Ram Charan propone, estos nuevos temas surgen a partir de estar alertas y pendientes a lo que sucede en el entorno de nuestra industria y en otros sectores ajenos a nuestra actividad y preguntarnos constantemente:

  • ¿Qué va a ocurrir a partir de ahora?
  • ¿Qué hay de nuevo aquí en esto que estoy observando?
  • ¿Cómo va a afectar a mi empresa?
  • ¿Quién es el catalizador del cambio que estoy observando?
  • ¿Cuál va a ser el impacto para el consumidor?

También es importante que definamos una misión en la organización y es clave que lo hagamos desde el valor que aportamos. Tener una misión le da sentido a nuestra actividad y nos sirve de incentivo para potenciar la resiliencia. Nos ayudará a actuar de forma congruente y a dar sentido a todo lo que hagamos en la organización.

En conclusión, la resiliencia es la capacidad para ver oportunidades y mejoras en ese destino que nos espera. También es aceptar y comprender que los problemas que nos ocurren nos ayudan a utilizar nuestros talentos y los de nuestro equipo para seguir creciendo. Para la resiliencia, cuanto antes abordemos los problemas, mejor. Como líderes, debemos ayudar a nuestros colaboradores a encontrar y pulir sus talentos, y a utilizarlos para aportar valor a la organización y a la sociedad.

 

Extraído del workshop Liderazgo resiliente ante una nueva realidad impartido por el experto Francisco Javier González Galán. Conozca más sobre este experto y su próximo workshop virtual para INTRAS haciendo clic aquí.

 

Para conocer más sobre Francisco Javier González Galán
Visto 1527 veces.