Google Play App Store

10 Tips para aumentar el compromiso en su organización

Publicado el 7 de febrero del 2020

¡Comenta !

El compromiso es la respuesta valiente de quienes no quieren malgastar su vida, sino que desean ser protagonistas de la historia personal y social.”

Juan Pablo II

Antes que nada, ¿qué es el compromiso?

El compromiso es el vínculo individual, de una persona con su organización, que genera una conexión profunda, al punto de motivar la actuación por encima de las expectativas para alcanzar resultados extraordinarios. No hay un único tipo de compromiso y definitivamente enmarcar la organización en las necesidades de compromiso en cada puesto de trabajo genera resultados inmediatos.

  • El compromiso es confianza
  • El compromiso es acción
  • El compromiso es perseverancia
  • El compromiso es poder
  • El compromiso vale la pena

¿Qué factores clave se deben tener en cuenta para abordar el compromiso en las organizaciones?

  1. Implicación: Describe el nivel de compromiso que tienen los empleados hacia la organización. Representa un esfuerzo adicional o extraordinario y una vinculación directa con los logros, mucho más que con el puesto o la tarea.
  2. Actitud: Un empleado comprometido tiene una actitud positiva hacia su organización y sus valores, objetivos y principios de funcionamiento. El empleado y la organización respetan mutuamente sus valores. Ambas partes ven el beneficio mutuo de la relación laboral.
  3. Alineamiento: Los sistemas de reconocimiento y recompensa son vistos como justos y equitativos y están alineados con los objetivos y el tipo de compromiso de ambos: empleados y organización.
  4. Comunicaciones: Existe una comunicación fluida, eficaz, coherente y multidireccional entre la organización y sus empleados. La confianza es el ingrediente básico de esa comunicación.
  5. Objetivos: Un empleado comprometido entiende los objetivos de negocio de la organización y trabaja en conjunto con los compañeros de trabajo para apoyar el logro de estos objetivos.
  6. Enfoque al Cliente: Todo el mundo está dedicado a satisfacer las necesidades y expectativas del cliente en todo lo que pueden. La visión de “cliente” es amplia: contemplan al cliente interno y todos se sienten parte de una cadena de valor que termina en un cliente con el que se sienten comprometidos.
  7. Voluntad: Los empleados están dispuestos a ejercer un esfuerzo extra para asegurarse de que su trabajo es realizado al mejor nivel posible. Están automotivados para ejercer esa voluntad libremente.
  8. Lealtad: Un colaborador comprometido supera lo que se requiere y espera de ellos porque quieren, no porque tienen que hacerlo. Son leales a la organización y a sus compañeros en sentido pleno.
  9. Participación: Los empleados comprometidos están dispuestos a hacer lo que hace falta, incluso un esfuerzo extra. Los empleados comprometidos son conscientes que su vínculo va más allá de su tarea o de su puesto e incluye conseguir sus metas y objetivos.
  10. Propiedad: Un colaborador comprometido funciona como si fuera el “dueño” de su trabajo e incluso de la organización. En cada tipo de compromiso varía el sentido de propiedad, pero en todos se encuentra en alguna forma.

En modo resumen podemos considerar:

Extraído del seminario “Gestión del Compromiso” (VER SEMINARIO) , impartido por la experta Marita Abraham para INTRAS. 

Visto 2046 veces.